Little Nemo 2015

REGRESO DE UN GRAN CLÁSICO DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX: LITTLE NEMO

por Mario de Olivera

Little Nemo 2015
Portada de la edición Little Nemo: Regreso a Sumberland. ©2015 Planeta Cómic

Hace falta echarle valor para aceptar un encargo como este, continuar la labor de uno de los autores más reputados de la historia del comic y, encima, su obra más famosa y sobresaliente. La editorial americana IDW vio el cielo abierto cuando el proyecto titulado Little Nemo: Regreso a Slumberland tuvo luz verde por parte de las cabezas pensantes. ¿Little Nemo? ¿El clásico inconmensurable de Winsor McCay? ¿Continuar? No fueron pocos los miedos y temores de los aficionados al leer la noticia, y no era para menos ya que hay cosas con las que mejor no jugar.Y ahora llegan las explicaciones.

No se trata de una continuación, la naturaleza de la obra original no daba a pie a tal cosa, se podría definir mejor como un homenaje que los autores quieren rendir a McCay. Y menudo par de autores. El guionista Eric Shanower acaba de terminar su particular versión de El Mago de Oz en Marvel junto a Skottie Young, una obra que ha encantado a pequeños y mayores, a cualquier aficionado al buen comic. Y el dibujante Gabriel Rodríguez, artífice de una de las colecciones más sorprendentes e interesantes de los últimos años, Locke & Key.

Superado el escepticismo inicial y dejado de lado cualquier tipo de prejuicio, ejercicio que hay que hacer para poder disfrutar en su plenitud de la obra, nos metemos de lleno en este mundo onírico. Shanower tiene muy claro lo que pretende plasmar en las páginas, no quiere que sea una continuación propiamente dicha, aunque tiene algo de secuela, y, al mismo tiempo, actualiza todos los conceptos de McCay. La premisa es propia de un cuento para niños: la princesa de Slumberland quiere un nuevo compañero de juegos y Nemo Summerton es el elegido. Esto dará pie a una serie de viajes a cada cual más fantástico, llenos de personajes que solo pueden habitar en el mundo de los sueños.

Little_Nemo_moon
Página del cómic original de 1905 de Winsor MacKay.

Pero donde destaca este nuevo Little Nemo es en el aspecto visual, una maravilla en la que Rodríguez echa el resto y cada una de las páginas que entrega merece ser contemplada como si de un cuadro se tratase. Muy difícil lo va a tener para poder superar este trabajo. Todo un detalle por parte de Planeta Comic el haber optado por un formato mayor del habitual, un volumen en tapa dura de dimensiones más cercanas al comic europeo o al Absolute. Una obra mayúscula de lectura obligada para todo aquel que quiera quitarse de encima un puñado de años pasando un rato inolvidable.

Tomado de: www.fancueva.com

De este mismo autor puedes leer un análisis de esta obra en nuestra sección titulada “artículos”, siguiendo este enlace: http://artecomic.cubava.cu/?p=240

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *