EDITORIAL PABLO DE LA TORRIENTE: MADUREZ Y TIEMPO DE CAMBIOS.

por Tania Chappi –  fotos: Leyva Benítez

esther-del-loreto
Esther del Loreto Pozo Campos, directora de la Editorial Pablo de la Torriente.

La filóloga Esther del Loreto Pozo Campos ha dedicado 20 años de su vida a esta casa editora que hoy dirige, institución creada el 12 de diciembre de 1985. “Lleva el nombre de Pablo de la Torriente, no por casualidad. Él fue escritor y un periodista emblemático. Nuestro propósito es satisfacer, al menos en parte, la necesidad de bibliografía para la formación y superación de los periodistas, y ofrecer la posibilidad de que estos publiquen sus propios textos. Así, el primer volumen editado pertenece a Marta Rojas: El médico de la familia en la Sierra Maestra. Cuando se impulsó la colaboración médica cubana en el exterior, hicimos alrededor de 16 libros sobre el tema, escritos por reporteros”, detalla.

El Joven Elpidio
El Joven Elpidio, de Juan Padrón. ©Editorial Pablo de la Torriente.

“Muy vinculados a los órganos de prensa se hallan el humor gráfico y la historieta, por eso la Pablo abrió un espacio para los grandes maestros del género en la Isla y luego ha dado cabida a las siguientes generaciones de historietistas, con nuevas miradas”.

Actuaban como pioneros, pues en los años 80 ese arte era subvalorado.

-Ha costado mucho trabajo darle a la historieta el lugar que merece, todavía no lo tiene en los planes de otras editoriales nacionales. Durante aquella década tuvimos algunas publicaciones de ese corte: el tabloide El Muñe y las revistas Cómicos y Pablo.

“Estamos apostando por transmitir valores a través de ella, de manera amena, dinámica, interactiva; por potenciar el estudio y el conocimiento de la historia y la cultura de Cuba. La historieta no solo tiene valor lúdico, nuestros historietistas investigan y después llevan a sus obras datos históricos, literarios, que la mayoría de las personas desconocemos.

“Dentro de esa línea, hemos publicado, por ejemplo, relatos sobre el asalto al cuartel Moncada y héroes como Camilo Cienfuegos y Manuel Piti Fajardo. Culminamos el año pasado el cuarto número de Con Martí por la Edad de Oro, serie que conjuga juegos, adivinanzas, y el eficaz uso de la historieta para adaptar algunos cuentos, pasajes y fábulas contenidos en la revista. Y no nos hemos limitado a la historia de siglos atrás, abordamos también la más contemporánea”.

Ya tienen personajes habituales.

Wankarani
Wankarani, de Enrique A. Lacoste. ©2010 Editorial Pablo de la Torriente.

Wankarani nació en el año 2010, su creador es Enrique Lacoste, quien se inspiró en un indio, puede ser de cualquier país latinoamericano. La serie cuenta con varios volúmenes y pretende mostrar a los niños las realidades del continente; hacerlo no con discursos panfletarios, sino mediante el juego y las peripecias del personaje.

“En las páginas de nuestras publicaciones apareció hace 26 años Kukuy, un habitante de la campiña cubana, defensor de nuestra nacionalidad. Ha ayudado a los vecinos de Charco Azul a enfrentar un huracán, ha luchado por el manatí –especie en peligro de extinción– y contra quienes contaminan el medioambiente. El autor es Ángel Velasco. Otros personajes muy conocidos son Chuncha, Guaso y Carburo, de Gaspar González y Luis Castillo, respectivamente.

Sandokan en Borneo
Sandokan en Borneo, con dibujos de Ángel Velasco. ©2011 Editorial Pablo de la Torriente

“Una línea editorial constante ha sido la de los clásicos llevados a historieta, en ella insertamos La Ilíada y Sandokan en Borneo, que fue premiada durante 2011 en un concurso convocado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia, a propósito del centenario de la muerte de Salgari. El año pasado entregamos a las librerías La vuelta al mundo en ochenta días.

¿Por qué ampliaron su perfil en los 90?

-Entonces publicamos investigaciones de carácter cultural, recuerdo las referidas a la música (incluida Pasión de rumbero, de María del Carmen Mestas) y a la obra de Nicolás Guillén. A finales de esa década se volvió un imperativo abrirnos a las vías del autofinanciamiento y con los ingresos contribuir a las necesidades de la Unión de Periodistas. Hicimos libros más comerciales, para el denominado mercado de frontera. De ese grupo el título más destacado es Cien preguntas y respuestas sobre Cuba, que ya lleva 23 ediciones, siempre actualizadas, y ha sido traducida a varios idiomas. Debido a la carencia de papel, la última versión data de 2012. Vamos a proponer a otras editoriales retomarlo en régimen de coedición y formato de multimedia.

Pablo Noa
Pablo Noa, promotor de la editorial, expresa que habitualmente realizan actividades en la comunidad circundante: encuentros con autores, talleres para aprender a dibujar, conversatorios, exposiciones.

“Recientemente, dentro de la colección El periodismo como misión, concluimos Pablo de la Torriente Brau. Pasión de contar, volumen dedicado a nuestro aniversario 30 y compilado por Miriam Rodríguez Betancourt y Jesús Arencibia Lorenzo. Es un acercamiento integral a su figura. La cubierta se debe a Rafael Morante, Premio Nacional de Artes Plásticas.

¿Cómo enfrentar la competencia con las editoriales foráneas?

-Necesitamos diseños más atractivos, libros interactivos. Conocer mejor los intereses de los lectores. Tenemos que ganar en cuanto a mayor información y utilidad, de modo que la gente acuda a nuestras publicaciones, aunque estas sean modestas. Debemos producir libros digitales. Aún no los hacemos, porque carecemos de financiamiento y tecnología. Estamos intentando coeditar con otras casas que ya poseen experiencia, como la Capitán San Luis.

La Ilíada.
La Ilíada. ©2010 Editorial Pablo de la Torriente.

“Los nuevos tiempos imponen más voluntad y dedicación; por las limitaciones de recursos y presupuesto. Hemos cumplido con nuestros propósitos iniciales, pero las insatisfacciones son muchas. Nos gustaría volver a la época en que podíamos brindar 40 o 50 títulos anualmente. En la actualidad apenas podemos sobrepasar la docena.

“No obstante, aspiramos a tributar más bibliografía actualizada para los profesionales de la prensa. Las dificultades no han disminuido nuestro deseo de seguir aportando al cumplimiento de los objetivos de la UPEC, y al disfrute de niños y jóvenes”.

Fundadores

Ernesto Vera, entonces presidente de la UPEC fue quien propuso crear la editorial. De Irma Armas, quien durante unos 24 años dirigió la editorial, la actual directora resalta su “pasión y entrega ante las múltiples adversidades que enfrentó”.

Tomado de la revista

BohemiaBohemia  – 7/12/2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *