«Joker» ganó el León de Oro y acaba con los prejuicios al cine de superhéroes.

La película Joker del estadounidense Todd Phillips, sobre los orígenes del enemigo jurado de Batman, logró el León de Oro de la 76ª Mostra de Venecia, anunció el sábado el presidente del Festival de Cine  de Venecia, Paolo Barrata.

Poster oficial de la película.

La película de Phillips hace historia en Venecia ganando el primer León de Oro para el ‘cine de superhéroes’. Aborda la infancia y los inicios del «Guasón«, uno de los villanos más conocidos de la saga Batman, pero en clave sombría y nihilista, de la mano del actor Joaquin Phoenix, cuya interpretación ha sido elogiada en el festival.

Joker ha puesto patas arriba la industria al demostrar que una superproducción puede vencer a nombres como Polanski, Ciro Guerra o Pablo Larraín. Todd Phillips, que antes había dirigido Resacón en Las Vegas, hacía historia al colocar por primera vez a una película de superhéroes en lo más alto de un certamen de clase A que en otras ocasiones había premiado a autores como Fellini, Buñuel o Agnes Varda.

El director del certamen lo había avisado con anterioridad, al declarar que Joker estaba en sección oficial por méritos propios y que iba a sorprender a todos por su audacia y originalidad. No mentía, y convenció hasta a Lucrecia Martel, presidenta del Jurado que todos presumían que apostaría por el cine de autor, pero finalmente se dejó seducir por este filme que da la vuelta al cine de género y que deja claro que hay vida más allá de Marvel.

La propia Martel, explicaba en la rueda de prensa sobre la decisión de otorgar el León de Oro, destacando el riesgo que ha tomado la productora al realizar este filme dentro de «una industria que se preocupa por los negocios». «Es una reflexión sobre los antihéroes donde el enemigo no es un hombre, sino el sistema, y eso es muy valioso hoy en día no sólo en EEUU sino también en todo el mundo», zanjaba destacando su mensaje político que el propio Phillips había intentado tapar en la rueda de prensa.

Por su parte, el director del filme argumentaba al respecto que «lo que dije es que dependía de la mirada. Tratábamos de hacer una película que gusta a la gente y no queríamos definirla. Martel es correcta en su mirada, pero es difícil decir esto es así, mucha gente en EEUU no va a ver eso. Pero sí es una historia sobre este personaje jodido. Como director no siempre me gusta definirlo, pero me encanta esa interpretación”, dijo dejando claro que la inteligencia y lo comercial e industrial pueden ir de la mano. Sobre el actor que da vida al personaje protagónico expresó que Phoenix es «el más valiente, orgulloso y arriesgado león que conozco», declaró Phillips al recoger, con emoción, el premio en el Palacio del Cine de Venecia.

Joker está ambientada en los años 80 y cuenta los orígenes del malvado Joker, llamado originalmente Arthur Fleck, un cómico venido a menos que se convierte en un criminal cuando su trayectoria en la comedia se trunca.

La propia Warner Bros., la productora de la película, la definía descriptivamente en sus promos como la exploración en «la vida de un hombre despreciado por la sociedad, donde no solo trataremos de adentraros en su carácter energético, sino también de contar una historia más amplia.  Joker se centra en el icónico archienémigo y es una historia original e independiente que no se ha visto antes en la pantalla grande. La exploración que se hace de Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un hombre ignorado por la sociedad, no es solo estudio de un carácter rasposo, sino también una historia de advertencia más amplia».

Dirigido, co-escrito y producido por Todd Phillips, Joker es la visión original del cineasta sobre el infame villano de DC , una historia de origen infundida, pero claramente fuera, de las mitologías más tradicionales del personaje. La exploración por Phillips de Arthur Fleck, quien es indeleblemente retratado por Joaquin Phoenix, es de un hombre que lucha por encontrar su camino en la sociedad fracturada de Gotham. Anhelando que brille alguna luz sobre él, intenta su mano como un comediante de a pie, pero descubre que el chiste siempre parece estar en él. Atrapado en una existencia cíclica entre la apatía y la crueldad y, en última instancia, la traición, Arthur toma una mala decisión tras otra que provoca una reacción en cadena de eventos cada vez mayores en este estudio de carácter alegórico.

El premio en la Mostra veneciana ha allanado el camino para una meteórica carrera hacia los Oscar, con muchas nominaciones y un probable premio para la asombrosa interpretación de Joaquin Phoenix.  Hay que remontarse a aquel 1979 en el que Superman lograra tres nominaciones y un Oscar especial por sus méritos técnicos. Pero ni rastro de reconocer a sus autores. Tampoco lo logró el Batman de Tim Burton ni El caballero oscuro de Christopher Nolan.

Ahora es un villano con lectura política el que ha dado el golpe definitivo en la mesa, el que confirma que en cualquier industria cultural lo importante es el riesgo, tratando a los espectadores con inteligencia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *